Blogia
ULPIANO EL ROMANO

LA DOCTRINA QUE SALVARÁ A LA HUMANIDAD

LA DOCTRINA QUE SALVARÁ A LA HUMANIDAD

“EL DESARROLLO ES EL NUEVO NOMBRE DE LA PAZ”.

 

INTRODUCCIÓN:

 

Ningún hombre verdadero puede buscar sacar partido de las devastaciones, quién lo haga es un ser absolutamente despreciable; el que se exponga a ayudar desde el sitio más elemental hasta el mas encumbrado obtendrá mayores beneficios,-obtendrá-, “la paz interior que todos los encumbrados de hoy no la tienen”.

 

La primera línea de avanzada debe ser la moral; honestidad desde siempre, coherencia de vida, capacidad de estadista cómo de epistemólogo, vocación de servicio amando a su patria como al género humano con el fervor que parte de la historia narra, de héroes silenciados para olvidar los marcos referenciales a nuestros jóvenes. Como también el egoísmo de muchos caudillos aportando baños de sangre y desdicha a la Nación.

En mi condición de ciudadano peticiono con respeto pero con firmeza el cambio de aptitudes de la mayoría de los gobernantes porque a despecho de todas nuestras potencialidades argentinas se encuentran obstaculizadas por desinteligencias y personalismos.

El diagnóstico nacional, latinoamericano y mundial es de claridad meridiana, no es necesario ingresar a las trascendentales ciencias ni siquiera a una inteligencia superior; por que sabemos como fuimos llevados a este trágico final. Desde hace muchos años el capitalismo salvaje y la globalización son factores decisivos en las hambrunas; crecimiento de la pobreza en proporciones aberrantes y tal es así que no hay estadísticas veraces. La codicia del dinero, la soberbia poder, el lujo grotesco y pesado en que viven y muestran la clase política hubiesen sido castigados con prisión en la antigüedad romana –honestae vivere- por lo tanto carecen de objetividad básica para evaluar las graves dificultades desde la raíz misma.

La fe está en nuestro interior mirando desde la perspectiva del dolor pero con esperanza superadora, por ser hombres cabales no bajaran los brazos porque saben que su familia está en peligro, los más humildes muchas veces tuvieron que resignar dignidad para llevar el pan a su mesa. Todo va tocando su fin, decía uno de los amos del stablishment Henry Kissinger después de elevar el famoso informe que lleva su nombre: “... si no solucionamos rápidamente la pobreza en Latinoamérica, los estertores desesperantes no se detendrán hasta arrasar con Estados Unidos, y no podrán ser detenidos porque las fuerzas de seguridad tienen en esas masas a familiares y amigos que ellos no van a matar...”.

El Dr. Thomás Moro paradigma de la verdadera clase política escribe en su libro “La Isla de la Utopía”:”... La idea de crear un mundo perfecto, en el que todos los hombres son iguales y mantienen una relación idílica con su entorno natural...”. Y todo ser bien nacido que por sus venas no corre sangre con partículas de utopismo, no lucharía por ideales, nunca podrá soñar con ser útil a sus hermanos. Entonces volveríamos a los que matan, a ese egoísmo absurdo de ser él y su familia, éstos creyeron que los límites no existían para ellos; hoy están tan ciegos que piensan que esta crisis es otra de las tantas que les tocó vivir. ¡Qué equivocación!.

El mundo entero está en vertiginosa e indetenible carrera, los cambios se irán viendo y por los mismos medios que ellos crearon serán asolados, la globalización, las comunicaciones intercontinentales a la velocidad de la luz viajarán informes, serán verdaderos factores de ayuda para los acontecimientos, se requiere de ahora en mas gobernantes que sean auténticos conductores, experimentados pilotos de tempestades por que los tsunamis se desencadenan en distintas escalas, la inflación ya hace tiempo comenzó y los efectos se sienten, luego serán los desempleos, los cuentapropistas serán cantidades, se inventarán formas precarias de existencia, después la enorme deserción escolar a menos que haya comedor comunitario y que lleguen los alimentos, los hospitales, los comedores colectivos y así el hambre asolará, y no deseo ingresar en las consecuencias a la salud. No cualquiera podrá conducir la nave, o será esta la nueva historia del Titanic..

Antes estos rigurosos párrafos dirán por donde pasa la salida. Existe no una teoría, sino una doctrina, la diferencia es sustancial la teoría se funda en la razón son acciones que pueden discutirse, pero no en la doctrina son factores justificados por corroborar la importancia en extensión con sus dogmas. –se puede discutir interpretación-. No sus alcances.

La Doctrina del Desarrollo fue exhaustivamente probada y legítimamente demostrada; por ello se la ocultó tantos años. Funcionó bien y el mundo de hoy sería inverso.

En el mes de marzo de 1976 nace una encíclica con la fuerza que sola la Providencia puede: La “Populorum Progressio”, EL DESARROLLO DE LOS PUEBLOS. Pero el gran subtítulo es: “EL DESARROLLO ES EL NUEVO NOMBRE DE LA PAZ”, y mostró que está doctrina cambiaría de la faz de la tierra, el hombre poseerá la dignidad y que todos po-demos mejorar nuestro nivel físico y espiritual, avanzar en la educación, en la justicia, en la economía y cómo en la política, en la cultura, demostrando cómo el género humano puede alcanzar la felicidad con dignidad.

La doctrina liberal de Adam Smith, con excesivos seguidores planteaba la libertad de mercado, y fundamentaba en su muy importante libro "Investigación sobre la Naturaleza y Causas de la Riqueza de las Naciones" en 1776. Pero Él no exponía sobre el monopolio, el oligopolio, la metodología de los cárteles, etc., etc.; lo de Smith no es el neoliberalismo ni el capitalismo salvaje; tampoco la fórmula que todo vale, los principios sé encriptaron en sarcófagos que enterraron en los desiertos. Lo único importante es la ganancia. Bueno éste sistema colapsó.

Existen epistemólogos puros con luces propias que no son artífices de lo mediático, porqué en la actualidad la mayoría se encuentran seriamente comprometidos con el sistema agonizante, que seguirá peleando hasta desaparecer, porque nadie entregará sus prebendas ni sus formas de vidas en la más burlona opulencia.

El hombre en su substanciación es artífice de apoyar ideas y fundamentalmente armonizar; uno de los secretos del Derecho Romano, fue el criterio del jurista Juvencio Celso decía: “ius et ars boni et aequi” –el arte de lo bueno y equitativo-; se debe buscar la equidad en los futuros ámbitos donde el desorden se enseñorea, los movimientos espasmódicos con ingredientes de órdenes y contraórdenes, ahí deberá estar el espíritu de los que se enorgullecen del Dr. Thomás Moro que perdió su vida por no retractarse ante el pretendido divorcio de Enrique VIII; veremos que nada de esto es apocalíptico, sino analítico; muy duro pero veraz, y después de las convulsiones que no son ni pocas ni cortas, tendremos un verdadero amanecer republicano y patriótico.

Por último el asustarse, forma natural de todo ser que posee un espíritu de conservación y el instinto de supervivencia, además esta crisis no tiene antecedentes ni antecesores, existía un sabio llamado Jaime Balmes sacerdote español que murió muy joven y sostenía el criterio que: “...no existía hombre providencial, sino que había circunstancia que hacían que el hombre se transforme en providencial...”.

 

EL DESARROLLO ES EL ARTÍFICE DE LA SALIDA MUNDIAL, CON TODOS SUS PROFUNDOS Y BENEFACTORES CAMBIOS

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres